En vacaciones de verano y con cierto tufo de ocultación y un tanto de alevosía, nuestro arroyo de Valdecarrizo ha sufrido una nueva agresión en su extremo norte (Figura 1a), que se suma a las numerosas ya sufridas en el contexto del desarrollo de Nuevo Tres Cantos.Esta vez el turno le ha tocado a un hermoso conjunto de alisos que forman (más bien formaban) parte del pequeño bosque de ribera que dominaba el cauce del arroyo a esta altura.

Figura 1: fotos satélite de 2016 del lugar de la agresión al arroyo Valdecarrizo.

En el año 2016 el paraje se encontraba como se muestra en las Figuras 1b y 2, la calle que ahora pretende atravesar el arroyo se encontraba dividida en sendos fondos de saco con todo el equipamiento de aceras y parterres de jardinería terminados. En la Figura 2 se muestra el final de la calle y la vista, desde el lado oeste, del bosque de ribera.

Figura 2: aspecto d la zona en agosto de 2016, el callejón cerrado y al fondo el arroyo y su bosque de ribera. Vista desde el oeste

El estado actual, a 15 de Agosto de 2017, lo podemos apreciar en las dos fotos siguientes, que nos muestran la misma vista del arroyo desde el oeste (Figura 3) y la vista desde el este (Figura 4).

Figura 3: vista desde el lado oeste del arroyo a 15 de agosto de 2017.
Figura 4: vista desde el lado este del arroyo a 15 de agosto de 2017.

Más cerca del arroyo (Figuras 5) se puede apreciar que ha sido desviado y reconducido por un tubo de hormigón con lo que suponemos que la intención es pasar la calle por encima sepultándolo en el proceso.

Figura 5: Reconducción del arroyo por un tubo de hormigón.

Además la construcción de la calle implica la creación de unos taludes (Figuras 6 y 7) que encajonan y entierran el bosque de ribera, un hecho que es por desgracia común a otros puntos del arroyo de Valdecarrizo a su paso por Nuevo Tres Cantos.

Figura 6: Talud encajonando e invadiendo el bosque de ribera. Los árboles en primer plano son alisos (Alnus glutinosa).
Figura 6: Talud encajonando e invadiendo el bosque de ribera. Los árboles en primer plano son álamos negros (Populus nigra).

Los compañeros de ARBA que hemos visitado la zona nos preguntamos el por qué de esto, ya que no logramos entender que se haya tenido que arrasar con toda la flora del lugar, se estén haciendo obras unión de los dos “fondos de saco” ya construidos en 2009 y se esté desviando el curso del arroyo pretendiendo su soterramiento. ¿No existían otras soluciones?

Esta actuación nos parece desproporcionada y no entendemos por qué no se ha actuado de otra forma. La construcción de un puente salvando el arroyo nos parecería más adecuado para unir los dos “fondos de saco”, ya que sería una continuación del método que se ha llevado a cabo en todo el desarrollo de la urbanización del Nuevo Tres Cantos, algo que ayudaría a mantener la continuidad espacial de la ribera en este contexto de urbanización.

Si repasamos la historia del estado de ese lugar a lo largo de los últimos 20 años, vemos que la continuidad del arroyo en el año 2002 (Figura 7) se ve modificada por una desviación que se realizó en el año 2009 (Figura 8), cuando se iniciaron las actuaciones para el desarrollo de la urbanización del Nuevo Tres Cantos y que dicha desviación está plenamente asentada en el año 2014(Figura 9).

Figura 7: Estado del arroyo en 2002, antes de la creación de Nuevo Tres Cantos.
Figura 8: Estado del arroyo en 2009, durante la creación de Nuevo Tres Cantos.
Figura 7: Estado del arroyo en 2014, tras la creación del entramado de viales de Nuevo Tres Cantos.

¿Por qué, si en el año 2009 se hizo una modificación y desviación del arroyo, se vuelve a realizar una nueva en el año 2017? Queremos que nos lo expliquen y nos lo justifiquen, por ello vamos a pedir información al Ayuntamiento.

Esta modificación, que en nuestra asociación la contemplamos como una brutal agresión a la flora y la fauna del arroyo de Valdecarrizo, rompe con la continuidad del corredor verde que forman los arroyos de Valdecarrizo y Bodonal, lo que contribuye a desconectar Tres Cantos de su territorio periurbano.

Aunque esta actuación pueda parecer nimia en comparación con otras, supone una cuña más en tocón de la naturaleza y el territorio tricantino y sirve para remarcar la importancia de las actuaciones municipales en el territorio y la naturaleza cercana. Una naturaleza que, la valoremos o no, es la que más nos influye en nuestro día a día. A este respeto en curso del arroyo Valdecarrizo es una verdadera joya de la naturaleza para nuestra ciudad con un gran potencial a la hora de contribuir al bienestar de los vecinos. Su conservación y protección son una garantía para hacer una ciudad habitable y sostenible en la medida de lo posible.

1 de septiembre de 2017, ARBA Tres Cantos

Archivo original PDF disponible: Agresion_Valdecarrizo

 

 

Si te gusta, comparte
Share

Deja un comentario