Cuando en la Conferencia de Berlín del año 1885 se realizó el reparto colonial africano, a España le tocó el territorio del Sahara Occidental. Si ya de por si aquel reparto fue un desatino, que decir de lo que posteriormente, en el año 1975, hizo España con la provincia sahariana.

Transcurridos más de ochenta años de presencia española y de infinitas promesas no cumplidas, traicionamos a un pueblo entero entregandoselo a Marruecos y Mauritania aduciendo derechos históricos que nunca tuvieron.

Cuando daba su último aliento, por el bien de la patria, el dictador, se firmó en Madrid un pacto (el tratado de Madrid nunca ha sido inscrito en ningún foro e institución internacional) auspiciado por USA y Francia por el que España se pasaba por el forro de los cojones la resoluciones de la ONU, sobre todo la 1514 que otorgaba a los saharauis la autodeterminación como nación soberana y libre.

Si te gusta, comparte
Share

Deja un comentario